Jabalí gana Poni

Torneo homenaje a Jose Manuel Vázquez
9 noviembre, 2021
Apertura temporada 2022
7 marzo, 2022

Jabalí gana Poni

El Jaba se convirtió en el hombre más feliz de la tierra (bueno, vale, en uno de los hombres más felices de la tierra) en Nochebuena al conseguir un contundente triunfo en el torneo más singular del año, el del Pony. Él mismo lo expresaba claramente con su salero y facundia habituales en el discurso que improvisó después de recibir el caballito (y que, por cierto, no escuchó nadie pese a su pomposa, humilde y emotiva oratoria): “Ya no me queda nada por conseguir en mi vida golfística: gané un Match Play y, ahora, el Pony…”

Estas sinceras palabras fueron acogidas por el sector siempre contrario (¡cuánto han martirizado a esta joven, entrañable y candorosa promesa del golf!) con ironía y cierta envidia, destacando que ya renuncia al mayor mérito que es, como es obvio, ganar la Orden de Mérito de la temporada PGASTUR. Pero, ¿qué es una Orden de Mérito frente a un mono –por guapo- Pony con el que se celebra la Navidad en amor y buena compañía tras unos sufridos 18 hoyos de buen golf?. Nada. Jaime lo sabe bien. Y lo disfrutó como un niño con su mejor regalo de ese Papa Noel en el que cree negándose, pese a que tiene ya añitos, a saber que es una ilusión.

Aunque no estuvo presente, la gran víctima de la jornada fue Toño Coya, su próximo contrincante en el Match Play. Llevaba semanas intentando convencerlo para jugar en La Barganiza, al menos uno de los dos partidos, con la esperanza de hacerle una encerrona que le garantizara el triunfo y ahora, con este Jaba en plan campeón, ve desvanecerse todas sus esperanzas pensando que tendrá que jugar en La Morgal con este suido de dos patas, montaraz pero ilustrado, que certificó un -9 en Nochebuena. ¡Toño, vas a tener que buscar la vía del soborno al capitán, con unas cuantas cajitas de buen vino y cava, para ir a la Asturforo!

Merece también una mención especial la jornada de Marino y Monty. El primero presionó hasta el final a Jaime, terminando con un -8 en su reaparición en los torneos de la peña tras una temporada en la que estuvo como el Guadiana: se le vio, se le dejó de ver y, al final, está pero sin estar del todo. Dover es más como el Duero: siempre está ahí, seguro, estable y, cuando se diluye en un delta, igual no hace un buen hoyo pero disfruta un buen vino. Su -6 final le hace justicia en una temporada irregular que le ha dejado a la puerta de la Asturforo, a la que aún aspira en un Match Play en el que debe superar, primero, a un venido a menos Dr Swing (dentro de poco va a pelear en hándicap de dos dígitos altos con el Cardenal y Karim), que sigue dando lecciones mientras sube décimas.

Aprovechando el torneo, el Coyote y Tigergus jugaron su primer encuentro del Match (Karim, que lleva semanas pensando como puede enredar a Chema Casas para ganarle, no tuvo el valor de hacerlo), con triunfo del trilero mayor del reino por 4 golpes. Leopoldo es como una apisonadora con sonido envolvente: va lenta y puede que hasta un poco torcida, pero, como te confíes, termina por aplastarte… Quiere estar en la Asturforo y (aviso a navegantes) va a ser un duro contrincante porque mientras reparte comida por el móvil (¿no era motivo de descalificación?) va haciendo pares como si tal cosa…

La jornada – casi de pleno verano en diciembre- terminó con unas buenas cervezas y una convivencia un poco disminuida por el bicho este que nos está cambiando la vida, pero, como siempre, los peñistas lograron superar todos los obstáculos para seguir celebrando la Navidad con golf, alegría y amistad.

¡Que 2022 nos traiga salud, muchas buenas jornadas de golf y un nuevo triunfo en la Asturforo!

PD: ¿Qué nueva barbaridad se le ocurrirá al Comité Corrupto después de ese invento de desempates de tres hoyos en tres hoyos en el Match Play? La verdad es que al Dr. Swing le debe estar afectando su nueva condición de hándicap de dos dígitos porque sus fans esperábamos una contundente crítica a esta invención….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.