Gran final de temporada en Tapia y Tol

Chema Casas hace historia en Zarapicos
14 septiembre, 2021
Torneo homenaje a Jose Manuel Vázquez
9 noviembre, 2021

Gran final de temporada en Tapia y Tol

David Castro.
PGASTUR cerró la temporada con un fin de semana espectacular en Castropol: muy buen tiempo, algunas alegrías, bastantes decepciones y, como tiene que ser en el golf, con algún que otro récord y, también, pequeñas grandes sorpresas.

Empecemos por el final. De forma sorpresiva, David Castro se alzó con el triunfo en la Orden de Mérito de la temporada adelantando en la última jornada en Tol a quienes la lideraron durante buena parte del año: TigerGus, Jorge M y el incombustible Doc que, no obstante, consiguió, tras una agónica vuelta, el scratch de 2021. Para llegar a este resultado final tuvieron que darse circunstancias (resultados) verdaderamente increíbles: Gustavo, que partía como líder el último día, firmó un +10; Jorge M, que salió como segundo, +11; y Diego Rubio, que dio su primer golpe en Tol como tercero (y gran favorito por aquello de que está acostumbrado a la tensión del ganador), +13, quedando penúltimo a sólo un golpe de Chema Casas (+14), quien recibió la “L” como premio, aunque también una gran compensación a su enorme temporada (lo de Tol fue un mal día tras una cena abundante): clasificarse directamente para la AsturForo 2022.

Pero vamos a dejar la última jornada para, como corresponde, el final de esta crónica-resumen del fin de semana que mejor representa el espíritu de la PGASTUR. El primer capítulo se escribió en Tapia. Cierro Grande recibió a los 23 competidores con un campo en muy buenas condiciones y con las encerronas habituales: ese hoyo 5 que justificaría una sentencia de prisión permanente revisable para su diseñador y esa infinidad de árboles que parecen tener alma de catcher de beisbol. Pero hubo un jugador, Edu, que superó con creces sus propias expectativas: llegó diciendo que competiría por la “L” y consiguió, con un -9 final, el récord absoluto de resultado handicap de la Peña. El capitán brilló en la mañana del sábado sin dar opción a ningún otro jugador, y marcando una distancia sideral con sus perseguidores: George (-3) y Álvaro Postigo (-1), que finalmente consiguió el scratch. Los líderes de la Orden de Mérito aguantaron este primer pulso con bastante dignidad: Doc, +1; TigerGus, +1; y Jorge M, +2. Por la cola, el Cardenal se hizo merecedor a la “L” con un +14 lapidario y Chema Casas ya aventuraba un fin de semana de pesadilla con un +10 que lo situó penúltimo.

El domingo, las espadas estaban en todo lo alto entre los líderes. Tras una tarde del sábado de lluvia (algunos entrenaron, se mojaron y al día siguiente sufrieron la “pájara”), el domingo amaneció como las grandes jornadas: con frío, cielo bastante despejado y olor a épica. Había mucho en juego. Por arriba, dilucidar el ganador de la Orden de Mérito; por el medio, concretar que 12 peñistas serían los primeros elegidos para la AsturForo; y por abajo, esa dura condena que es llevar la “L” seis meses. El campo (¡qué grande Nacho!) estaba en perfectas condiciones de juego y la competición se abrió con una nueva peñista, Gemma TigerGus, que ya desde el hoyo 1 dejó claro que no venía de paseo -al final (+4) puesto 5º, empatada con Karim, quien, desde su siempre visión lastimera, pudo decir por fin esa frase que tanto le fastidió en otras múltiples ocasiones: “gané por handicap…”-. Con ella en la primera partida, Ángeles Pazo, en buena medida el alma de la peña (auxiliada por ese ángel con cámara y entusiasmo a raudales que es Andrea), y un recuperado -para la peña- Emilio Pérez-Moya que, al final, consiguió un impresionante 2º puesto empatado con el ganador del torneo y de la Orden de Mérito.

El partido estelar les correspondió a los tres primeros clasificados de la Orden de Mérito: TigerGus, Jorge M y Doc. Pero desde los primeros hoyos quedó claro que no tenían su día. La presión les hundió. El resto de jugadores miraban incrédulos la aplicación que seguía el juego viendo como sumaban golpes y más golpes y pensando que igual apuntaban mal. Mientras tanto, el Presidente, nuestro David, a lo suyo. Después de dos temporadas sin ganar un torneo, todos los astros se alinearon para llevarlo a un resultado final que tampoco es para tirar voladores (su par, empatado con el gran Emilio Pérez-Moya) pero que le sirvió para ganar el torneo y la Orden de Mérito. Su vuelta tuvo momentos de esa gran épica que sonrojaría hasta al handicap más alto (bueno, salvo a Karim, que hizo lo mismo), como el hoyo 18: blaster, blaster y dos put. Sin comentarios…

Tol también tuvo otros protagonistas. Especialmente, Muilito, que llegó desahuciado, lejos de los puestos de la AsturForo, pero que en Tapia y Castropol consiguió excelentes resultados (dos momentos memorables de su vuelta en Cierro Grande: en el hoyo 1, un driver asesino que segó una gran rama de un pobre árbol, y dejó la bola a 15 centímetros de la cervecita por no pasar de rojas, y un segundo golpe con un hierro 2 a la misma sufrida bolita, que reposaba pegada al susodicho árbol, y que la dejó a escasos 130 metros de green - al final par- y un estratosférico driver en el hoyo 18 dejándose un segundo golpe de menos de 150 metros) que le auparon al 6º puesto de la Orden de Merito. Karim también resistió la presión de Toño Coya (los dos empezaron la jornada en el puesto 13º y 14ª de la OM) para, finalmente, “colarse” en el puesto 10 de la OM y lograr la mayor bajada de handicap de su esforzada temporada: 0,3… Y la nota negativa fue la del “capi”: pasó de un -9 a un +10 sin solución de continuidad.

Y llegados a este punto, varias reflexiones. Esta ha sido la temporada de los handicap medios-altos. Salvo en Berbes (el Dr S), La Llorea (Doc) y -de rebote- Tol (el Presi), todos los torneos fueron ganados por esforzados jugadores de más de un dígito (Rahm, Jorge M, Manolo Bernardo, Chema Casas, Eduardo Rubio…). Moraleja: aunque cada vez hay más estrellas en el firmamento de la Peña los que saben, saben, y ganan dando constantes lecciones de superación. Segunda -y paradójica- reflexión: la entrada de handicap bajos ha activado al resto de los jugadores como lo demuestra el hecho de que antes con un +5 estabas en la pomada para ganar y ahora casi estas a un paso de la “L”. Moraleja: la luz de las grandes estrellas anima a los pequeños planetas a convertirse en galaxias. Tercera reflexión: el sistema diseñado por el Comité corrupto tiene algunos fallos: no parece lógico que después de la gran temporada de Gustavo, Jorge M y Diego Rubio -y un poco más distante, Chema Casas- todo se les haya ido al traste por un mal día en Tol.. Y lo mismo cabría plantear de otro gran jugador ( Emilio Pérez-Moya) que casi pudo optar a ganar la OM jugando sólo un campeonato, el de Tol. Algo tendrán que maquinar estos gremlins que nos malgobiernan.

El fin de semana concluyó con la entrada de tres nuevos peñistas: Gemma, como consorte de Tigergus (se estrenó con un golpe de autoridad casi de divorcio: ella, 5ª empatada; él, 19º empatado…); Víctor Solla y Sergio Alonso. Bienvenidos y preparaos para sufrir la arbitrariedad de un Presidente y un Comité corrupto que sólo trabajan para hacer el mal como demostraron con su última decisión: un nuevo reglamento del match-play que tiene toda la pinta de una cláusula (Karim dixit) a la totalidad contra los handicap medio-altos. Pero, como ya queda dicho, ésta es la temporada de la revolución. Al final, en La Morgal o en Las Caldas, igual hay grandes sorpresas y los buenos se caen y los malos resurgen….

Hasta estos jodíos corruptos hacen especial esta peña….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.