El Chato marca el paso

Chemita y El Coyote sorprenden en Deva
1 marzo, 2021
Finaliza la primera jornada de la liga de equipos
5 abril, 2021

El Chato marca el paso

El inútil del Chato.
El primer torneo de la temporada en Berbes supuso algunas novedades en la dinámica habitual de los “grandes espadas” golfísticos de la peña. ¡Por fin no ganó Diego “Muilito”!... Durante la pasada temporada dio todo un recital de golf y triunfos pero el domingo estuvo más bien discreto (+7 final), quizás todavía no recuperado de su “penoso” triunfo (ninguno de los dos pudo jugar peor) sobre Karim en el Match. Segunda novedad: Carlos “El Chato” sorprendió, siendo el último ganador de la pasada temporada y el primero de la que ahora comienza. Se retiró del Match por una supuesta lesión, de la que en Berbes no quedó ni rastro. Aunque la felicidad no fue completa: al final se lamentaba de que no hubiera “jabaporra” para ganar unas ProV extras, lo que le va a obligar a dedicar el cuantioso premio recibido a comprar cajas de bolas para pagar su deuda (camino de las 12 …) con Rodolfo por no confiar en el olfato goleador de Karim Benzema.

La jornada fue esplendida. Sol radiante. Temperatura agradable. Campo en muy buenas condiciones. Y una buena participación de peñistas, con cuatro invitados que al final fueron aceptados como nuevos miembros. Es decir, ni una sola disculpa para justificar malos resultados, aunque sólo Carlos García San Pedro (al par), Antonio Artola (+2), Diego Rubio (+3), Borja Martín (+3) y Jorge Suárez (+3) dieron el nivel… El resto consiguió resultados muy discretos y, desde luego, no al nivel de los grandes jugadores que forman parte de esta Peña.

Mención especial merece la recuperación para el golf de Emilio Pérez-Moya que, aún sin lograr el resultado que merece su calidad de bola, quedó (+8) finalmente en el 9º puesto, empatado con Leopoldo Viñuela (“El coyote” ya no está para muchos excesos y no muestra síntomas de recuperación), Pablo Rubio (“Rahn” venía como gran favorito pero se vio un poco errático desde el primer gancho-golpe de driver), Chema Casas (“Huan Han” siguió su condena habitual: empezó como los ángeles y terminó en el limbo, víctima de su díscola cabeza golfística) y Ascensión Solís (Choni, la única mujer en liza, dio la talla una vez más recuperando la mejor versión que nos dio el triunfo en la última Asturforo).

Por los últimos puestos, no hubo sorpresas. Lo habitual. Jugaron como nunca pero consiguieron el mismo mal resultado de siempre, con la desagradable, incomprensible e injusta noticia de que Karin no consiguió subir más su hándicap pese al gran esfuerzo realizado (+10). La única notable excepción por la cola fue Dover (“Monty” hizo un sorprendente +11), que estuvo más cerca que nunca de la “L”; un premio que le arrebató en el último suspiro (un PGASTUR al 18) Isidro González. “El Cardenal” (+12) tuvo su vía crucis particular en Berbes, con 18 estaciones, una por hoyo, con una lesión persistente y dolorosa en el hombro que rompió con un grito de dolor, tras cada golpe de Driver, su proverbial y valorada discreción en el campo…

Para finalizar la jornada, sorteo para la nueva liga de equipos, en la que participaran como titulares 23 peñistas. Muchas sorpresas en el resultado del sorteo, aunque la mayor incógnita la plantea el equipo compuesto por Luis Antonio Flórez, Jorge Suárez Burgos e Isidro González, y no por su juego. La duda que se genera es quién de los tres será capaz de hablar menos de tee a Green… La competencia para ese récord se augura feroz…

FE DE ERRATAS: Lo malo de contratar a un “negro” para escribir sobre algo que desconoce es que, como no le des todos los datos, “mete la pata”. Y eso es lo que ha ocurrido: ni el presidente de la peña ni el presidente del Comité corrupto -que se supone que corrigen lo que se les envía- me dieron los datos para destacar al ganador scratch en Berbes: Diego Rubio, con +3 golpes sobre el par del campo. Es, quizás, el primer triunfo de Lara, después de hacer que Doc se haya acostumbrado en los últimos seis meses a trasnochar, algo ajeno a su proverbial seriedad y sobriedad, aunque el premio, sin duda, se lo merece: disfrutar de sus sonrisas. Parecía que la paternidad le iba a hacer perder competitividad, pero en Berbes demostró que ha recuperado su mejor versión. Felicidades a Lara porque, viendo el descalabro de los demás aspirantes a “pro”, es una vitamina imparable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.